ARTURO ELENA – ILUSTRUL ILUSTRATOR DE MODA

Posted by
|
Postată :  de 
Locaţie: Zaragoza,Spain
Etichete: style creators
Sursa: 
http://www.styledetector.eu/2013/08/arturo-elena.html

Asa incepe povestea lui…

In 1992 Arturo Elena isi incepea oficial cariera de ilustrator de moda – “Carmen” Victorio&Lucchino

…si asa incepe povestea mea despre el.

In 1993, acum 20 de ani, tocmai castigasem postul visurilor mele de o viata,  de designer vestimentar la o mare firma de confectii din Bucuresti. Am fost anuntata de aceasta intr-o vineri si luni trebuia sa ma prezint la lucru. Am fost nevoita sa ma scuz: sambata urma sa plec la Paris pentru prima data in viata. Patronul, dintr-o tara occidentala, intrigat, mi-a cerut sa renunt la excursie. A trebuit sa decid pe loc. Si am decis, ca un om nevindecat inca de temerea comunista ca libertatea de a vedea lumea ar putea fi pierduta oricand. Am plecat la Paris. Nici nu se daduse semnalul de aterizare in avion cand am intepenit cu ochii pe geam, sa nu cumva sa pierd primul contact vizual cu Turnul Eiffel. Am vrut sa merg pe jos, oricat ar fi durat, in prima zi, pana la Turnul care imi stimulase toate fanteziile despre occidentul liber, inca de copil. Si am mers, de la gara de Est, fara harta, cu imaginea familiara a turnului in fata, mereu. Se vedea de oriunde. Pana atunci il stiam din cartile de franceza din scoala, din almanahuri si de la zgarcitul televizor, din filmele de la cinema, dorindu-mi sa-l vad in realitate mai mult decat mi-as fi dorit sa-l cunosc pe Alain Delon. Ii realizasem proportiile si stiam ca nimic nu ma va surprinde la prima intalnire, doar ma va linisti ca sunt in sfarsit, acolo.  Apropiindu-ma, turnul nu s-a mai vazut din cauza cladirilor. Am pastrat directia spre el, pe stradutele pariziene  privind la fiecare colt cu nerabdare: apare aici? Nu, nu inca. Poate aici? Nici. Aici?

M-am blocat cu aerul adanc tras in plamanii din care nu mai puteam expira de uimire. Era acolo, urias. Aparuse dupa acel colt de strada si ma coplesea pe mine si pe toata lumea mea de pana atunci. Imi coplesea amintirea imaginilor stiute si a celor pe care mi le inchipuisem. Era mai mult, mai grandios, mai impresionant decat credeam ca poate fi ceva pe lume.

M-a maturizat de mult si trecerea timpului si multe alte experiente intai visate si apoi traite. Si mi-e dor sa mai simt emotii atat de intense, dar mi-e din ce in ce mai greu. Incep sa fac colectii de deja vu-uri care ar trebui sa ma faca mai inteleapta, dar ma fac doar mai saraca in intensitatea trairii.

De aceea, vreau sa-i multumesc lui Arturo Elena, un ilustrator de moda spaniol, care m-a facut acum, dupa 20 de ani, sa traiesc aceeasi coplesitoare senzatie ca la acel colt de strada parizian.

De cand am inceput sa scriu dar mai ales sa ma documentez pentru acest blog, am reintrat in contact cu lumea modei pe care o lasasem la o margine de viata, fiind prea ocupata cu job-ul in marketing si treburile zilnice. Dar n-am pierdut contactul cu ea in putinul timp liber. Ne-am mai vazut un timp pe FashionTV, prin reviste, apoi pe net, pe net si iar pe net. Stiam cum deseneaza profesionistii, ce pot, cum pot, cum au inceput incet incet sa-si incredinteze laurii de talentati manuitori de creioane si pensule, programelor de grafica computerizata. Eram intr-o lume familiara pe care o parasisem dar careia ii stiam si meritele si limitele. Admiram multi oameni talentati care apareau in fiecare an, de pe bancile facultatilor de arta sau de moda ale lumii, sau de nicaieri, care ma uimeau cu usurinta de a desena pe tablete grafice sau cu imaginatia de a prelucra fotografii, deja artistice, in Photoshop. Ii vizitam pe net, cautam sa vad stiluri noi, comparam. Intre timp,  in lumea reala simteam cum se inmulteste o specie noua de mutanti: oameni care nu aveau nici o tangenta cu arta, care nu aveau notiuni elementare de cromatica sau de proportii dar care invatasera constiincios short-cut-urile din Illustrator si care deveneau peste noapte graphic designeri sau art directori, bucurandu-se de privilegiile unei bresle careia nu-i apartineau de fapt. Deci era lumea mea, a timpului meu liber.

Si in semimonotonia asta familiara, placuta, a venit momentul in care, dand cine stie ce cautare pe Google, mi s-a umplut pagina  Google Images de zeci de desene cum nu mai vazusem nimic pana atunci. Era din nou momentul acela in care tii aerul in piept o secunda mai mult in incercarea de a pastra starea, de frica sa nu pierzi ceva din ea, expirand. Momentul de gratie. Aveam in fata ochilor, simultan, zeci de desene ale lui Arturo Elena, pline de culoare perfect balansata chiar si atunci cand se doreau extravagante  sau, lipsite de culoare cand urmareau accente dramatice.

OLE!

Toate culorile curcubeului…

…si toate nonculorile

 Erau desene dinamice in care se vedea clar cat de saltaret e un pas de femeie tanara, sau cat de gratioasa e miscarea unei maini de diva purtand un pahar de sampanie spre buze.

Pasul saltaret al fetelor tinere

Simteai privindu-le, cum trece vantul involburand matasuri, voaluri sau suvite rebele de par, auzeai rasul fetelor si clinchetul bratarilor la incheietura mainii.

Simfonia feminitatii asa cum o canta Arturo Elena: percutia marunta a tocurilor pe trotuar, bratari zornaind la incheieturi, falfait de evantaie…

 Privind desenele lui Arturo Elena ti-e cald cand o femeie poarta palarie de pai si ochelari de soare si ti-e frig cand vantul de toamna ii sufla prin plete.

Femeile din desenele lui Arturo Elena, nu sunt doar decorative ci au temperamente

puternice. Sunt nepermis de seducatoare sau dezarmant de inaccesibile, sunt ingenue sau perverse.

Nepermis de seducatoare…

…dezarmant de inaccesibila…

…ingenua…

…perversa

Sunt  domnisoare de pension si doamne britanice din inalta societate sau turiste din est ajunse la Londra cu o cursa low-cost.

Domnisara de pension…
Doamna britanica din inalta societate
Studentele din Est

Sunt imbracte in brocart regal sau  jeansi , in dantela sau jerse comod, in voal translucid sau…titanium robotic.

Brocart regal

Jeans

Dantela- de la decolteu pana in varful picioarelor

Jerse comod si sexy

Voal translucid

Tiatanium robotic

Sunt dive retro sau escorte de lux, sunt femei fatale sau gheise rafinate, sunt vedetele cartierului, vedetele orasului, vedetele podiumului si vedete universale.

Diva retro
Escorta de lux

Femeia fatala

Gheisa rafinata

Vedeta cartierului

Vedeta orasului

Vedeta covorului rosu

Vedeta universala

Femeile din desenele lui Arturo Elena sunt Frumoase si pline de viata. Mai frumoase decat in realitate. Cu picioare mai lungi, cu talii mai subtiri, cu par mai bogat, fara datorii la banca, fara acnee, fara examene de dat. Nu sunt ca noi, sunt cum ne-am dori noi sa fim, sau chiar mai mult. OK. Dar Arturo Elena deseneaza si barbati. Barbatii cum sunt? Nu stiu. Erau atatea femei si nu-mi puteam desprinde ochii de la ele. Se stie, ca noi, femeile, tot dupa femei ne uitam, nu? Si barbatii aceia desenati nu puteau decat sa fie indragostiti de ele,  desi voiau sa para duri si intangibili.

Ma intreb: cate zambete, gesturi, unduiri ale soldurilor, cambari ale taliilor, cate fluturari de plete si fluturari de gene o fi studiat Arturo Elena pana sa ajunga la aceasta mai mult ca perfecta gratie a desenelor sale? Nu stiu. Ce stiu sigur este ca, pentru a intelege cum a ajuns omul acesta, ilustrator din Zaragosa, ca doar cu creionul in mana sa domine o intreaga generatie de creatori de digital art, trebuie sa imi pun o alta intrebare: cat timp din viata si-a petrecut  Arturo Elena muncind? Ma uit la desenele lui si stiu raspunsul, il simt: tot timpul. Simt ca atunci cand nu deseneaza se inspira din tot ceea ce vede  pentru noi lucrari. Simt ca atunci cand pune capul pe perna i se zbat sub pleoape viitoarele desene. Stiu ca se simte bine, implinit, linistit, doar cu creionul (carioca, air brush-ul) in mana, aplecat peste planseta de desen. Acolo e acasa. Si acolo ii e sufletul cand nu e acasa.

I-am citit biografia din diverse surse si despre el se scrie ca a desenat de mic, ca a facut scoala de arte in Valencia  si in Toledo, ca a fost remarcat de profesori de timpuriu ca fiind sortit muncii de ilustrator, ca  i-a placut mai mult sa deseneze moda decat sa o creeze, ca a avut cateva oportunitati care l-au propulsat in cariera cum a fost intalnirea cu Victorio &Lucchino care l-au scos in lumina reflectoarelor cu colectiile lor si cu parfumul Carmen, la Madrid Fashion Week in 1992 , ca au urmat apoi de alti creatori si reviste prestigioase care l-au solicitat cum ar fi Cosmopolitan Spain, Elle, Chanel Spain, ca a avut  expozitii personale sau colective importante prin lume, ca lucraza pentru branduri de lux ca Moët Hennessy Spain (Grupo LVMH) sau brandul de ceasuri Audemars Piguet, ca preda ilustratie la Institutul European de Design in Madrid si Barcelona. Date, nume, branduri, locuri. Biografia sa insa cred se poate scrie intr-un singur cuvant: munca. Si destinul sau intr-un alt cuvant: noroc. Pentru ca nu exista noroc mai mare intr-o viata de om decat sa munceasca ceea ce ii place si sa ii placa profund ceea ce munceste.

I-am scris intr-o zi de joi, pe site-ul oficial: http://arturoelena.com/ pentru a-i cere permisiunea de a-i posta fotografiile pe acest blog. Ma asteptam la un raspuns impersonal din partea unei asistente. Mi-a scris el insusi, vineri. Eram la biroul meu de om de marketing cand am citit raspunsul lui cald, politicos, recunoscator ca ii apreciam munca. Mi-a confirmat si el constatarea personala ca oamenii cu adevarat valorosi sunt  lipsiti de aroganta. Dar nu i-am raspuns, desi am simtit fericirea, flatarea si recunostiinta de a fi stabilit contactul cu  unul dintre cei mai importanti oameni pe care i-am cunoscut. Nu i-am raspuns pentru ca nu aveam timp sa ii raspund cum as fi dorit, cu acest articol, fiindca…exact ca acum 20 de ani, sambata urma sa plec intr-o excursie de aproape trei saptamani in…Spania lui, intr-o minunata Spanie, asa cum o stiu acum.

In 1993 nu am pierdut postul de designer la intoarcere, pentru ca am pusesem Turnul Eiffel inaintea lui.

In 2013 sper sa nu pierd bunavointa nou descoperitul Turn Eiffel al ilustratiei de moda pentru ca am pus…Spania inaintea lui.

https://www.facebook.com/#!/pages/Arturo-Elena-Official-Page/150392048366764

ARTURO ELENA – EL ILUSTRE ILUSTRADOR DE MODA

Así comienza su historia…

Y así comienza mi historia… sobre él.

En 1993, hace 20 años, acaba de obtener el trabajo de mis sueños de toda la vida, el

de diseñador de modas en una de las grandes empresas textiles de Bucarest. Me anunciaron

sobre este asunto en un día de viernes que el lunes tenía que presentarme al trabajo. Tuve que

disculparme: el sábado tenía que ir a París por la primera vez en la vida. El dueño, que era de

un país occidental, intrigado, me pidió renunciar al viaje. Tuve que decidir en ese momento. Y

decidí, como una persona aún no curada del  temor comunista de que la libertad de ver el mundo

se podría perder en cualquier momento. Me fui a París.

No se había dado aun la señal de aterrizar en el avión cuando me quedé con los ojos fijos al

vidrio, para no perder el primer contacto visual con la Torre Eiffel. Quise caminar, lo mucho que

duraba, en el primer día, hasta la Torre, que me estimulo todas las fantasías sobre el Occidente

libre desde niña. Y camine, de la estación de tren del Este, sin mapa, solo con la imagen familiar

de la torre delante de mí, siempre. Se veía de cualquier parte.

Hasta entonces la conocía de los libros escolares de francés, de los almanaques y del tacaño

televisor, de las películas de cine, deseando ver la torre en realidad más de lo que me hubiera

gustado conocer a Alain Delon. Me di cuenta de sus proporciones y sabía que nada me va a

sorprender  en la primera encuentra, sino que me va a tranquilizar el hecho de que por fin estoy

allí. Al acercarme, la torre no se veía más por culpa de los edificios.

Seguí la dirección hacia a él, en las calles de Paris y mirando en cada esquina muy ansiosa:

¿aparecerá aquí? No, todavía no. ¿Tal vez aquí? Nada. ¿Aquí?

Me quede bloqueada con el aire respirado con profundidad en los pulmones de los que

no podía expirar más por el asombro. Era allí, gigante. Apareció después de esa esquina de

la calle y me agobiaba a mí y a todo mi mundo hasta entonces.  Me agobiaba los recuerdos

de las imágenes conocidas y de las que me imaginaba. Era más grande, más magnífico, más

impresionante de lo que pensé que podría ser algo en el mundo.

He madurado hace mucho tiempo, con el paso del tiempo, pero también por muchas

experiencias primero sonadas y después vividas. Extraño el sentimiento de sentir emociones

tan intensas, pero lo siento cada vez más difícil. Comenzó a hacer colecciones de déjà vu que se

supone que me hacen más sabia, pero me hacen solo más pobre en la intensidad de vivir.

Por lo tanto, quiero dar las gracias a Arturo Elena, un ilustrador de moda español, que me

hizo ahora, después de 20 años, vivir la misma sensación abrumadora de aquella esquina de la

calle de París.

Desde que empecé a escribir, pero sobre todo documentarme sobre este blog, entre

de nuevo en contacto con el mundo de la moda que había dejado a un lado, porque estaba

demasiado ocupada con el trabajo en marketing y los quehaceres diarios. Pero no perdí el

contacto con ello en mi poco tiempo libre. Nos hemos visto por un tiempo en Fashion TV, en

revistas y por el internet, después en el internet y otra vez en el internet.

Sabía cómo dibujan los profesionales, lo que pueden, como pueden, como empezaron

paso a paso a confiar laureles de talentosos portadores de lápices y pinturas, de programas de

computación gráfica. Me encontraba en un mundo familiar, al que deje, pero al que conocía los

meritos y limites. Admiraba muchas personas talentosas que aparecían cada año, en el tiempo de

la facultad de arte o de moda del mundo, o de cualquier lugar, que me sorprendían con la facilites

de dibujar en la tableta grafica o con la imaginación de procesar las fotos, ya muy famosas, en

Photoshop.  Los visitaba en internet, buscaba ver nuevos estilos, hacia comparaciones. Mientras

tanto, en el mundo real sentía como se multiplica una especie de mutantes: personas que no

tenían nada que ver con el arte, que carecían de conceptos básicos de color o proporciones,

pero los que conscientemente aprendieron los short-cuts del Ilustrador y que durante la noche

se convertían en diseñadores gráficos y directores de arte, disfrutando de los privilegios de un

gremio que no le pertenecía por hecho. Esta era mi mundo, la de mi tiempo libre.

Y en este semimonotonia familiar, agradable, llegó la hora de dar quién sabe qué búsqueda

de Google, la página Google Imágenes se llenó de docenas de dibujos, de las que no había

visto  hasta entonces. Encontré de nuevo ese momento en el que guardas el aire en el pecho un

segundo más en un intento de mantener el estado, por temor a no perder algo de él, exhalando.

El momento de gracia. Tenía en frente de mis ojos decenas de dibujos de Arturo Elena, llenas de

colores perfectamente equilibrados incluso cuando querían ser extravagantes o sin color cuando

quería obtener  acentos dramáticos.

Todos los colores del arco iris…

Y todos los sin color…

Eran diseños dinámicos en las cuales se observaba claramente el efecto saltado de un paso

de mujer joven, o lo gracioso que esta el movimiento de las manos de diva que está llevando un

vaso de champán a los labios. Viéndolos, sentías cómo pasa el viento remolinando las sedas,

velos o las rayas rebeldes de cabello, oías la risa de las chicas y el tintineo de las pulseras en la

muñeca.

Al mirar los diseños de Arturo Elena sientes calor cuando una mujer lleva un sombrero de

paja y gafas de sol y frío cuando el viento de otoño sopla el pelo largo.

Las mujeres de los dibujos de Arturo Elena, no son solo decorativas, sino que tienen

temperamentos fuertes. Son imposibles de seductoras e inaccesibles, son sinceras o perversas.

Son señoritas de pensión y damas de alta sociedad británica o turistas del este que llegaron

a Londres con una carrera de bajo costo. Ellas están vestidas con brocado real, o pantalones

vaqueros, en encaje o una chaqueta cómoda, en velo translúcido u… titanio robótica.

Son divas retro o acompañantes de lujo, son mujeres fatales o geishas refinadas, son

las celebridades del barrio, las famosas de la ciudad, las estrellas del pódium y celebridades

universales.

Las mujeres de los dibujos de Arturo Elena son hermosas y llenas de vidas. Más bellas

que en realidad. Con las piernas más largas, cinturas más delgadas, el pelo que parece más rico,

sin deudas en el banco, sin acné, sin exámenes que pasar. No son como nosotras, son como nos

deseamos estar nosotras, o más. OK. Pero Arturo Elena dibuja hombres también. ¿Cómo son los

hombres? No lo sé. Había tantas mujeres que no podía mirar otras cosas más. ¿Ya se sabe que,

nosotras, las mujeres, buscamos mirar las otras mujeres, verdad?

Y esos hombres dibujados no podían ser de otra manera que enamorados de ellas, a pesar

de que querían parecer duros e intocables.

Me pregunto: ¿Cuántas sonrisas, gestos, ondulaciones de cadenas, cambaras de talles,

cuantas agitaciones de pelo y pestañas estudio Arturo Elena para legar a una más que perfecta

gracia en sus dibujos? No lo sé. Lo que si se es que, para entender como llego este hombre, un

ilustrador de Zaragoza, que solo con el lápiz en la mano logro a dominar una entera generación

de creadores de arte digital, tengo que pensar en otra pregunta: ¿cuánto tiempo de la vida paso

Arturo Elena trabajando? Miro sus diseños y conozco la respuesta, la siento: todo el tiempo.

Siento que en los momentos que no dibuja se inspira de todas las cosas que ve para sus futuros

trabajos. Siento que en el momento cuando pone la cabeza en la almohada, bajo sus parpados se

da una lucha entre los futuros dibujos.

Sé que se siente bien, pleno, tranquilo, solo con el lápiz (bolígrafo, cepillos de aire) en la

mano, inclinado sobre la mesa de dibujo. Allí es su casa. Y allí está su corazón cuando no está en

Leí su bibliografía de diversas fuentes y sobre él se escribe que está dibujando de joven,

que hizo la escuela de arte en Valencia y Toledo, que fue remarcado por los profesores en los

primeros días como ilustrador, que le gusto mucho dibujar moda que crearla, que tuvo varias

oportunidades que lo propulsaron en su carrera, como fue el encuentro con Victorio & Lucchino,

los que le trajeron la fama con sus colecciones y la fragancia Carmen, en Madrid Fashion Week

en 1992, a los que le siguieron otros creadores y revistas prestigiosas que lo solicitaron, como

Cosmopolitan Spain, Elle, Chanel Spain, que tuvo exposiciones personales y colectivas muy

importantes por el mundo, que trabaja para marcas de lujos como Moët Hennessy Spain (Grupo

LVMH) o la marca de relojes Audemars Piguet, que enseña la ilustración en el Instituto Europeo

de Diseño de Madrid y Barcelona. Fechas, nombres, marcas, lugares. Pero su biografía se puede

concentrar en una sola palabra: el trabajo. Y el destino o en una otra palabra: la suerte. Debido a

que no hay más suerte en la vida de una persona que trabajar en un dominio que le gusta y amar

profundamente su trabajo.

Le escribí en un jueves, en su sitio web oficial: http://arturoelena.com para pedirle permiso

para publicar sus fotos en este blog. Me esperaba a recibir una respuesta impersonal por parte de

una asistente. Me escribió el mismo el viernes. Yo estaba en mi oficina de persona de marketing,

cuando leí su cálida respuesta, amable, agradecido de que le apreciaba el trabajo.

Me confirmo mi opinión personal de que las personas verdaderamente talentosas carecen

de arrogancia.

No le conteste, aunque sentí la alegría, el halago y el reconocimiento de haber entrado en

contacto con una de las personas más importantes que he conocido.  No le respondí porque no

tenía tiempo para responderle como yo deseaba, con este artículo, porque … al igual que hace 20

años, el sábado tenía que ir en un viaje de casi tres semanas en … su España, en una maravillosa

España, como la conozco ahora.

En 1993 no perdí el puesto de diseñador al volver, porque elegí la Torre Eiffel en su lugar.

En 2013 espero que no pierda la buena voluntad de la nueva descubierta Torre Eiffel de la

ilustración de moda porque elegí… España, en su lugar.

V-ar mai putea interesa si:

Da mai departe

Bun venit pe Bindiribli! Alege sectiunea dorita din lista de mai jos